Los lanzadores que pichan en días consecutivos son 2,5 veces más propensos a experimentar dolor en el brazo en comparación con los lanzadores que no lo hacen

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.