Displasia del desarrollo de la cadera actualización del manejo

El término ‘displasia del desarrollo de la cadera’ (DDH) incluye un amplio espectro de alteraciones de la cadera: inestabilidad neonatal; displasia acetabular; subluxación de cadera; y verdadera dislocación de la cadera. La DDH altera la biomecánica de la cadera, sobrecarga el cartílago articular y conduce a la osteoartritis temprana. La DDH es la causa principal del reemplazo total de cadera en los jóvenes (alrededor del 21% al 29%). El desarrollo de la cavidad acetabular está determinado por la presencia de una cabeza femoral reducida concéntricamente. La subluxación o dislocación de la cadera en un niño causará un desarrollo inadecuado del acetábulo durante el crecimiento restante. La evaluación clínica (maniobras de inestabilidad) debe realizarse universalmente como parte del examen físico del recién nacido. Después de dos o tres meses de vida, la abducción limitada de la cadera es el signo clínico más importante. El examen de ultrasonido selectivo debe realizarse en cualquier niño con examen físico anormal o en aquellos con factores de alto riesgo (presentación de nalgas y antecedentes familiares positivos). El examen de ultrasonido universal no ha demostrado su utilidad para disminuir la incidencia de displasia tardía. Casi el 90% de los pacientes con inestabilidad leve de la cadera al nacer se resuelven espontáneamente dentro de las primeras ocho semanas y el 96% de los cambios patológicos observados en la ecografía se resuelven espontáneamente dentro de la primera seis semanas de vida Sin embargo, una cadera Ortolani-positiva requiere tratamiento inmediato. Cuando la cadera está dislocada o subluxada, es necesario obtener una reducción concéntrica y estable sin abducción forzada por medios cerrados o abiertos.

  • El arnés de Pavlik suele ser la primera línea de tratamiento para menores de seis meses. El artrograma de cadera es útil para guiar la decisión de realizar una reducción cerrada o abierta cuando sea necesario. La displasia acetabular mejora en la mayoría debido al estímulo provocado por la reducción de cadera. El mejor parámetro para predecir la displasia acetabular persistente en la madurez es la evolución del índice acetabular.
  • Las osteotomías pélvicas o femorales deben realizarse cuando hay displasia acetabular residual o en niños mayores cuando no se espera una corrección espontánea después de la reducción de la cadera. complicación más grave y está relacionada con: una abducción excesiva de la cadera; una reducción cerrada forzada cuando existen obstáculos para la reducción; una cadera dislocada mantenida dentro del arnés o yeso espica; y una reducción quirúrgica abierta.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31598333/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6771078/

https://online.boneandjoint.org.uk/doi/full/10.1302/2058-5241.4.180019

2019 Sep 17;4(9):548-556. doi: 10.1302/2058-5241.4.180019. eCollection 2019 Sep.

Developmental dysplasia of the hip: update of management.

 

KEYWORDS:

DDH; congenital dislocation of the hip; hip dysplasia

PMID:   31598333
PMCID:   PMC6771078
DOI:   10.1302/2058-5241.4.180019
Dr Agustín Valcarce Léon / Ortopedista Pediátra
Ir al contenido